Mediante vivos diálogos llenos de ingenio “Three one-act plays”, editado por primera vez en 2003, narra tres historias sobre el amor y el desamor, el matrimonio y la infidelidad. Y, como ocurre en todas las obras de Woody Allen, las situaciones disparatadas y divertidas esconden una honda reflexión en torno a la comedia humana. Tres obras teatrales tituladas “Riverside Drive”, “Old Saybrook” y “Central Park West”, las más recientes en la producción de Allen y ya llevadas con éxito a escena en Nueva York, están protagonizadas por personajes que deben enfrentarse a realidades inesperadas; creyendo que lo tienen todo controlado, y que sus actos están regidos por la razón, se ven, sin embargo, compelidos a ocultar dichos actos y, contradictoriamente, a confesarlos en los momentos más inoportunos. En dos de ellas (”Riverside drive” y “Old Saybrook”) se plantea el problema del escritor que sufre una crisis de creatividad y no sabe cómo salir de su bloqueo, ambas se agrupan bajo el nombre de “Writer’s block”. Por supuesto, Woody Allen ofrece su peculiar y desternillante solución al problema. En “Riverside Drive” el diálogo entre un conocido escritor y un mendigo saca a relucir lo peor del conocido escritor, aventuras extramaritales incluidas…, y también lo peor del mendigo. En “Old Saybrook” tres parejas, reunidas en torno a una barbacoa, empiezan a contar sus secretos. Por último en “Central Park West” una prestigiosa psiquiatra se entera de que su marido va a dejarle por otra mujer y llama a su mejor amiga para contárselo. El drama y la comedia están servidos.

Diálogos de “Riverside drive”

Jim: Antes dijiste que lo apuñalaron en un centro de acogida.
Fred: La estúpida coherencia es el gran lastre de las mentes inferiores.
Jim: Mira, Fred. Yo nunca le he robado una idea a nadie. Primero, porque no lo necesito, ya que tengo mis propias ideas y, segundo, porque no lo haría ni en el caso de que estuviese en el dique seco. ¿Está claro?
Fred: Pero toda la historia está allí: mi crisis nerviosa, la camisa de fuerza, mi ataque de pánico en el último instante, la goma entre mis dientes, y luego las descargas eléctricas. ¡Dios mío! Aunque es verdad que yo era un tipo violento…
Jim: ¿Violento?
Fred: De los pies a la cabeza.
Jim: Mira, estoy empezando a inquietarme un poco.
Fred: No te preocupes. Ella vendrá.

Diálogos de “Old Saybrook”

Sheila (mira por la ventana y dice con melancolía): Mira, Norman, han regresado los gansos.
Norman: Lo has dicho como la heroína trágica de una obra dramática rusa.
Jenny: Odio las obras de teatro rusas. Nunca pasa nada y encima te cobran lo mismo que por un musical.
Sheila: Pensar que todos los años, cuando los gansos emigran hacia el sur, eligen nuestro pequeño estanque para hacer escala durante unos días…
Norman: Ya te dije que Old Saybrook está poniéndose de moda.

Fragmento de “Central Park West”

About these ads