Woody Allen sostiene que su colega Roman Polanski, detenido en Suiza por un caso de abuso de menores en EEUU que data de 1977, actualmente es una persona “resocializada”. “Dudo de que fuera especialmente inteligente encarcelarle. Sí, definitivamente Polanski violó la ley. Pero ya pasó por ese motivo 42 días en cárcel -originalmente, ahora ya sumó más que eso-, lo que no es ningún placer”, afirma el neoyorquino, en una entrevista al semanario alemán Der Spiegel.

Allen argumenta que la detención del director franco-polaco ha supuesto un duro golpe para la carrera de éste y añade que, además, no puede viajar ni a Estados Unidos ni “a otros países”. “No se puede decir que no se le haya castigado ya”, apunta. El cineasta califica la violación de una joven de 13 años, crimen que se le imputa a Polanski, de “atroz” pero insiste en que ocurrió hace 30 años. “Desde entonces lleva una vida ordenada, rueda películas, enriquece la cultura y no hace daño ni a una mosca. ¿No es esa suficiente resocialización? ¿Hay alguien que pueda dormir mejor si a Polanski se le encierra en una jaula?”, señala. A su juicio, “habría sido más fácil olvidar ese asunto”.

Allen fue uno de los primeros cineastas, junto a Martin Scorsese, David Lynch y Pedro Almodóvar en salir en defensa de Polanski, a quienes se sumaron técnicos, productores y actores.Pese a que el Tribunal Penal Federal suizo decidió el miércoles liberar a Polanski bajo el pago de 4,5 millones de francos (3 millones de euros) de fianza, el cineasta permanecerá custodiado con un brazalete y no podrá moverse de su casa en Gstaad al menos hasta que la justicia estadounidense se exprese sobre su extradición. ¿Cuándo dejarán tranquilos a Polanski, Geimer y sus familias los siempre listos guardianes de la moral pública?

Anuncios