Y cumple 25 años sin sentir el paso del tiempo, salvo por detalles menores como las enormes gafas de pasta de Michael Caine, su gabardina con cuellos de piel; por el flequillo de Mia Farrow y sus rizos tan a la moda en los ochenta, y su camisa de lunares o por los modelos de los coches aparcados en las calles de Manhattan.

Pero “Hannah and her sisters”, con guión original de Allen (para algunos, el mejor de su notable carrera), mantiene el nivel en sus diálogos existenciales y en los graciosos análisis psicológicos que los propios personajes tejen desde el más reconocible sentido del humor marca Woody Allen.

Pues a pesar de aquellos diálogos tan precisos, tan “polite”, tan hilados, tan sencillos y cotidianos, la película se mantiene y ha pasado a la historia por el verso final de un poema de E.E. Cummings: “Nadie, ni siquiera la lluvia, tiene las manos tan pequeñas”. No es para menos.

Contada en forma circular, en el periodo que transcurre entre un día Acción de Gracias y el del año siguiente, la película se divide en dieciséis partes que se anuncian con un breve rótulo, como las antiguas novelas. De hecho, según contó el propio Allen, la idea de llevar a cabo de esa manera el guión se lo sugirió la lectura de Ana Karenina, de León Tolstoi.

Cuenta las historias entremezcladas de Hannah (Mia Farrow, a la sazón, compañera sentimental de Allen en aquellos momentos) y de sus hermanas pequeñas, Lee (Barbara Hershey) y Holly (Dianne Wiest).

Hannah, perfecta esposa, madre y actriz de éxito, está casada con Elliot (Michael Caine, que cobró la mitad de sus honorarios habituales), en el papel de un próspero asesor financiero; Lee vive con Frederick (Max Von Sydow), un pintor mayor y excéntrico al que adora, pero no ama; y Holly, una adicta a la cocaína, soltera, neurótica y con complejo de inferioridad.

La trama se complica cuando Elliot y Lee se enamoran y mantienen un idilio a espaldas de Hannah, a quien tanto uno como el otro temen defraudar irremediablemente. A la vez, se cuenta la historia de Mickey (Woody Allen), ex de Hannah, un guionista de televisión hipocondríaco que, convencido de estar a punto de morir, cae en una crisis existencial que le lleva a cuestionarse la fe, el sentido de la vida y la razón de ser del sexo y del amor. A todos les une un sentimiento común: la búsqueda de la felicidad.

La película es, además de un retrato colectivo, un canto a Manhattan, el que Allen ya había abordado en 1979: regresan los apartamentos de Central Park, las calles, las librerías de viejo, los árboles y los jardines, adornados con los tonos otoñales de la fotografía de Carlo Di Palma.

De hecho, los interiores se rodaron en el apartamento de Farrow, en el 135 de Central Park West, y se quedaron dentro algunos de sus niños, que actuaron de extras. Hasta su madre en la vida real, Maureen O’Sullivan, lo fue en la ficción. Mía declaró su confusión al rodar en su cocina, con sus cazuelas y sus hijos y besando a Caine en su sofá, mientras Allen miraba.

Esta película supuso para el director tres Óscar: actor secundario (Michael Caine), actriz secundaria (Dianne West) y guión (Allen), además de otras cuatro nominaciones (película, director, montaje y dirección artística). También obtuvo el Globo de Oro a la mejor película; un American Comedy Award; dos BAFTA, un David di Donatello y otro del Syndicat Français, entre otros.

Fue su película numero quince, tras éxitos sonados de los años 70, desde “Take the money and run” (1969), “Bananas” (1971), “Play it again, Sam” (1972), “Sleeper” (1973), “Annie Hall” (1977, ganadora de cuatro Oscar), “Interiors” (1978), o, en 1979, la célebre “Manhattan”, y justo después de “The purple rose of Cairo” (1985).

Como otra curiosidad, el papel de Hannah le fue ofrecido a la actriz Kay Lenz, que hoy tiene toda una carrera como actriz televisiva. Un día como hoy entonces se estrenaba en Estados Unidos “Hannah and her sisters”, que fue hasta 2005 y “Match point”, el filme que más recaudó en taquilla de Allen, que a sus setenta y cinco años sigue produciendo una película al año y es responsable de otro medio centenar de largometrajes.

Por Alicia G. Arribas

Anuncios