El cineasta estadounidense Woody Allen presentó hoy en Roma su última película, “To Rome with love”, una disparatada comedia localizada en la capital de Italia y que cuenta con el mismo Woody y el italiano Roberto Benigni en el reparto. El filme, que tuvo una buen acogida entre la prensa especializada durante la proyección para los medios de esta mañana, celebrará su estreno mundial por la noche en el Auditorio de Roma, y la recaudación de su entrada será donada a la Sociedad italiana para la amiloidosis.

En la rueda de prensa de presentación en Roma, en la que también estuvieron presentes los actores Alec Baldwin, Jesse Eisenberg, Penélope Cruz y el productor Giampaolo Letta, Benigni afirmó que Allen es el único director que consigue unir en una misma película el estilo del cineasta Ingmar Bergman y el cómico Groucho Marx. “Crecí con el cine italiano”, confesó ante la prensa el cineasta neoyorkino, de 76 años, tras el estreno de la versión italiana de su nuevo filme, filmado en Europa como sus últimas tres películas.  Para su nueva comedia romántica, Allen escogió rodar cuatro historias en un único escenario: Roma, “Una ciudad que me resulta extremadamente exótica. Contrariamente a Londres o París, lugares comprensibles para un estadounidense, Roma es muy exótica, el estilo de vida es muy diferente, como sus colores”, comentó.

“Estar con él (Allen) es como tocar el piano ante Mozart y luego él me ha confesado que el sueño de su vida es realizar otra película conmigo en Copenhague o en el desierto. Yo ya conozco solamente el final, es decir, que me echan de un taxi”, comentó Benigni bromeando. El cómico y cineasta italiano se refirió además a la actual Italia, donde recientemente ha dimitido el líder de la Liga Norte Umberto Bossi por un escándalo de corrupción, y a la anterior con el ex primer ministro Silvio Berlusconi como protagonista de la polémica. “En la película hay coches, mujeres, gente famosa sin motivo. Parece la historia de Bossi, pero cuando Woody Allen rodó no era así: estaban Berlusconi, las prostitutas, las fiestas, Bossi y el sol. Ahora llueve y cambia todo”, dijo el cineasta italiano. “En estos años hemos citado mucho los títulos de Allen: el dictador del estado libre de ‘Bananas’, ‘Toma el dinero y corre’, ‘Crimes and misdemeanors’…”, agregó.

“To Rome with love”, financiada por una de las productoras de Berlusconi, Medusa Film, es el título definitivo de la última película de Allen -que se también se manifestó en contra del doblaje a cualquier idioma-, después de haber empezado a rodarse como “Bop Decameron” para posteriormente ser rebautizada como “Nero fiddled”. La película narra la historia de varios personajes (italianos, estadounidenses, locales y turistas) y sus romances, aventuras y desventuras en un recorrido donde Roma aparece también como protagonista, según la Agencia EFE. Por otro lado, Woody ha anunciado que su próximo filme se filmará en San Francisco y tendrá algunas escenas en New York.

Anuncios